como reparar la fachada de la comunidad

Cómo reparar la fachada de la comunidad

Existen muchos edificios en nuestro país que tienen ya unos cuantos años encima y que hace falta echarles al menos una pequeña revisión.

Realizar reformas en la fachada de una comunidad puede traer una serie de beneficios para los vecinos que en ella habitan, partiendo por la revalorización de las viviendas en las que habitan.

Pero dejemos eso para otro momento y vayamos a lo realmente importante. Al momento de planificar un proceso de reformas es muy común que no tengas ni la menor idea de por dónde comenzar.

Es por esto que en este artículo te daremos algunas pequeñas pistas que te ayudarán a llevar a cabo este proceso con mayor agilidad, permitiéndote anteponerte a las dificultades propias de una reparación de fachada comunitaria.

Lleva el tema a la junta de propietarios

Muchas opiniones y personalidades diferentes se juntan en estas reuniones, por lo que debes estar preparado para todo tipo de intervención. No queremos decir que las personas puedan ser problemáticas, pero cuando se trata de invertir dinero no todos cuentan con las condiciones óptimas para solventar un gasto de esta naturaleza.

Dejando a un lado las diferencias y dificultades que puedan presentarse, lo primero que debemos hacer frente a la junta de propietarios es proponer la contratación de un técnico que determine los arreglos a realizar.

¿Un técnico? Sí, pues los trabajos que se realizarán no pueden ser decididos arbitrariamente por un miembro de la comunidad, sino que necesitan un respaldo especializado que indique las necesidades que presenta la fachada.

Los resultados técnicos

Una vez se haya contactado a un técnico o arquitecto, este deberá realizar un informe en el que explique de manera detallada los problemas que presenta la fachada de la comunidad.

En este informe se deben incluir los posibles riesgos que estos representan y las modernizaciones que sean obligatorias para cumplir con las normas de accesibilidad que se plantean en la actualidad.

Por supuesto, con este documento en mano podrás comenzar tu fase de investigación y contactar con diferentes empresas dispuestas a brindar el servicio que tu comunidad necesita para el edificio.

Encontrar una empresa de reformas

Es posible que alguien quiera tomar el trabajo por sus propias manos, pero siempre será mejor que el proyecto sea llevado a cabo por profesionales del sector. Esto garantizará los resultados esperados y evitará cualquier tipo de imprevisto.

Para encontrar una empresa de reformas de calidad debes fijarte en una serie de detalles. Lo primero será comprobar qué dicen otros clientes respecto al servicio que la empresa entrega y verificar la antigüedad que esta posee.

En la actualidad una gran cantidad de empresas de reformas entregan a sus posibles clientes la posibilidad de ver algunos de sus trabajos previos. Esto significa una enorme ventaja puesto que podrás saber de antemano si el estilo de trabajo de la empresa se ajusta a las expectativas que tiene la comunidad.

Nuestra recomendación es que solicites varios presupuestos para así encontrar una empresa de reformas que resulte conveniente en todos los aspectos.

Ayudas y subvenciones

Es muy probable que si te encuentras con un proyecto de estas características entre manos, existan ayudas por parte de tu ayuntamiento.

Sobre todo para aquellos trabajos que vayan a aumentar la accesibilidad del edificio y apunten a mejorar la calidad de vida de las personas, en algunos ayuntamientos tienen disponible un presupuesto específico para dichas obras.

Es por esto que debes ponerte a investigar y comunicarte con los organismos pertinentes. Puede que no aparezca ninguna ayuda, pero con intentarlo no pierdes nada. De hecho, si resulta que consigues una subvención, el coste total disminuirá considerablemente.

La ejecución del proyecto

Es importante que al entablar comunicaciones con la empresa de reformas, establecer de manera clara los costos y plazos que tendrá cada etapa de ejecución de la rehabilitación de fachada.

De esta manera podrás tener un control sobre el progreso de las obras y saber de manera aproximada cuánto tiempo se estará irrumpiendo en la normalidad de la comunidad.

Es importante señalar que este tipo de obras suelen tener muy bajo impacto en el desarrollo de la vida de las personas, por lo que esto no debiera ser un tema de cuidado.

Contar con alguien que se encuentre al tanto del avance del proyecto será fundamental para que todo salga según lo acordado.

Comunicación de los resultados

Cuando el proyecto haya finalizado y los resultados se puedan constatar, será necesario constituir un informe que dé cuenta de este. En él deberán ponerse todos los detalles asociados al proceso, incluyendo el tiempo de ejecución efectivo, el dinero gastado y una descripción de las mejoras logradas.

De esta manera todos estarán al tanto de las mejoras en el edificio y se evitará cualquier tipo de malentendido al interior de la comunidad.

Ahora que ya tienes claros todos los pasos que deberás seguir, solo te queda comenzar con ese proyecto que tanto necesita la fachada de tu edificio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *